En el LABORATORIO 987, del 21 de mayo, 2022 – 11 de septiembre, 2022

Comisariado y coordinación: Kristine Guzman

En «IRA. La historia de Antonio Ramón Ramón»Javier Rodríguez  Pino indaga en un episodio doloroso de la historia chilena a través de un formato ampliado de cómic en el que el dibujo, la xilografía y el material de archivo comparten el protagonismo.

La práctica artística de Rodríguez Pino se centra en explorar las imágenes y relatos que se desprenden de los escenarios de violencia política y popular en Chile y, en particular, aquellos relacionados con la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y el periodo posterior (1990 hasta el presente). Para ello, utiliza el lenguaje cinematográfico, la gráfica política y el ensayo histórico mediante una noción ampliada del formato del comic. A través de este acercamiento, el artista desarrolla un conjunto de trabajo que engloba el dibujo, el terror y la historia social como una herramienta crítica y poética ante la situación política de su país.

Para su proyecto en el MUSAC, el artista investiga sobre la matanza de la Escuela Santa María de Iquique, que tuvo lugar el 21 de diciembre de 1907. Los antecedentes de esta tragedia se encuentran en el nacimiento del movimiento obrero y el sindicalismo entre los trabajadores del salitre, quienes reclamaban mejoras en las condiciones vitales y laborales en tiempos de profunda decadencia en Chile, resultando en un episodio violento que fue omitido intencionadamente por el gobierno de la época, y que ha permanecido prácticamente en el olvido.

Rodríguez Pino utiliza este acontecimiento para hablar de la historia del ajusticiamiento popular del General Roberto Silva Renard, responsable de aquella matanza, llevado a cabo en 1914 por Antonio Ramón Ramón, un obrero español cuyo hermano resultó muerto en Iquique. Rodríguez Pino hace una nueva narración de aquellos episodios tomando como fuentes las tradicionales liras populares chilenas –pliegos de poesía en décima impresos y difundidos en Chile desde el siglo xix hasta principios del xx–, fotografías de archivo y la propia experiencia del artista.

Esta trayectoria de relato histórico queda patente también en las obras anteriores de Rodríguez Pino, donde indaga sobre diferentes acontecimientos político-sociales, como el fenómeno de los jóvenes encapuchados en Chile en Malos (2014); los orígenes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en Revólver (2016) o la venganza contra agentes de la policía secreta de Pinochet en Anticristo (2017). Con estos proyectos, crea un ensayo gráfico-narrativo que recupera el territorio simbólico usurpado por los imaginarios y relatos de la dominación.

Estructura de la muestra

IRA. La historia de Antonio Ramón Ramón se estructura conceptualmente a partir del uso del dibujo, la xilografía y el archivo, elementos que  dan forma al lenguaje del artista. Como introducción, dos xilografías de gran tamaño muestran la portada y contraportada de IRA, con un resumen textual de la narrativa gráfica que da nombre a la exposición.

El relato continúa a lo largo de la sala, en la que el autor narra los hechos por medio del texto e imagen, con un resultado semejante a un storyboard. La utilización de la xilografía en la narración de la historia de Antonio Ramón Ramón es una referencia a las liras populares chilenas, ya que esta técnica de grabado de bajo coste que permite la serialización fue su soporte principal.

El dibujo, realizado con un cuchillo (gubia), produce una imagen cuyo registro, en tanto huella del gesto manual, resulta más agresivo y violento que el realizado a lápiz. En este sentido, el vínculo entre gráfica y coyuntura histórica vinculada a la violencia alcanza un mayor grado de materialización.

Las xilografías se complementan con unos dibujos en grafito a través de un desplazamiento de los registros del cine documental, en los que se muestra a una protagonista femenina que nos sitúa en el Chile actual. Comenzando por la revuelta de octubre de 2019 y haciendo un paralelismo con la propia historia de Antonio Ramón Ramón, hace una reflexión en torno a la protesta social, la impunidad y el ajusticiamiento popular.

Por último, se exponen también unas fotoserigrafías ampliadas de documentos extraídos del archivo judicial de Antonio Ramón Ramón, entre los cuales se encuentran fotografías de la época y testimonios escritos de los protagonistas de la historia, como los del propio Ramón Ramón y su abogado defensor.